¿Se te pueden dar mal las matemáticas o todos pueden?

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Las matemáticas son amadas y odiadas por muchas personas, por lo que si eres uno de los afortunados en comprenderlas con facilidad, es posible que no tengas muy claro por qué a otras personas les cuesta tanto. ¿Son las matemáticas para todos o no? Esta es una pregunta que vale la pena responder, tanto si eres bueno con ellas, como si no lo eres.

¿Se te pueden dar mal las matemáticas o todos pueden?

No existen genes matemáticos

El acceso a información sobre las matemáticas es más amplio hoy en día que en años pasados, y gracias a portales web como signoswiki.com, ya es posible conocer los diferentes signos matemáticos. Y al igual que esta página, hay muchas otras que ofrecen todo tipo de información, desde operaciones, fórmulas y ejercicios.

A pesar de que hay más acceso a este tipo de información, en la sociedad se sigue presentando el pensamiento de que las matemáticas no son para todos, y que en verdad, existen personas que nacen mal para las matemáticas.

Es una idea muy extendida a lo largo del mundo, lo que a día de hoy se considera un mito, ya que no hay realmente genes de ciencias, de letras o de matemáticas. Esto quiere decir, que de la misma manera que otras ciencias, las matemáticas se aprenden con la práctica, la constancia, y el trabajo duro. Si eres de los que creen que se debe nacer con la capacidad innata para las matemáticas, estás equivocado.

Aparte de las diferencias individuales que puedas tener con otras personas a la hora de estudiar, es posible que crees barreras que te separen de las matemáticas, y hasta del pensamiento abstracto en general.

La esencia de las matemáticas es la resolución de problemas, lo cual realizas todos los días de una forma u otra. Esto demuestra que tienes la capacidad de aprender a realizar operaciones matemáticas, siempre que uses el razonamiento para determinar la solución a cada problema matemático.

De igual manera, las matemáticas tratan de estimaciones, algo en que tú y otras personas podéis ser buenos. Un ejemplo de esto es cuando se determina el peso de las personas o la cantidad de sal que necesita una receta, donde puedes realizar una estimación con mucha precisión.

Los prejuicios contra las matemáticas

Otro factor que determinará si eres malo en matemáticas, son las ideas preconcebidas y los prejuicios, dos problemas que pueden terminar por afectar a la capacidad de aprender y comprender las matemáticas.

Durante la infancia, se toma una imagen errónea de las matemáticas, normalizando posiciones adversas ante esta ciencia. La vida familiar, una educación eficiente en las escuelas y el pensamiento colectivo de la sociedad, pueden terminar por dañar el rendimiento en las matemáticas.

Todos estos factores, que se adquieren a medida que creces, pueden terminar por convencerte de que no puedes con las matemáticas, por lo que deberías huir de ellas. Incluso, se puede presentar lo que se conoce como “ansiedad matemática”, lo cual puede generar este miedo a las matemáticas.

Las matemáticas se usan diariamente en diferentes ocasiones, por lo que en el fondo eres un matemático, al igual que muchas otras personas, únicamente hace falta práctica y valentía para afrontar la ansiedad que pueden provocar las operaciones matemáticas.

Trucos para mejorar en matemáticas

La dedicación y el trabajo duro son esenciales para convertirte en un experto en matemáticas. Existen trucos que puedes usar para facilitar el aprendizaje, y así obtener mejores resultados.

Lo más esencial es tener confianza de que puedes solucionar los problemas. Y es que al superar este pavor, serás capaz de recordar las diferentes fórmulas, técnicas y herramientas que se necesitan para resolver los problemas matemáticos.

También se recomienda dividir los problemas matemáticos en diferentes partes, construyendo un argumento matemático que te permitirá encontrar una solución total con mayor facilidad.

Tampoco hay problema si te atascas en la resolución de los ejercicios, trabajando con calma y usando el pensamiento lateral, buscando diferentes perspectivas, tendrás la oportunidad de encontrar la solución correcta.

Nadie nace como un genio de las matemáticas, por lo que debes evitar el pensamiento de que no eres bueno en la resolución de las operaciones matemáticas; en cambio, debes modificar tu pensamiento y practicar mucho para convertirte en un profesional en esta ciencia, que se utiliza diariamente de diferentes formas.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario