Evita las faltas de ortografía más comunes con estos prácticos consejos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
¿Tienes que enfrentarte a un nuevo examen o a la redacción de un texto para el que vas a ser evaluado y te gustaría saber cómo evitar las faltas de ortografía que empañan negativamente tu expediente? En las próximas líneas compartimos algunos prácticos consejos que os pueden resultar de utilidad para aportar mayor calidad a vuestros escritos.

¿Cómo evitar las faltas de ortografía?

Sobre los errores gramaticales en la sociedad

Las nulas o escasas horas que se dedican a la lectura, la escritura o, incluso, el influjo de las redes sociales son algunas de las causas que, según los lingüistas, explican la epidemia de errores gramaticales que se dan en nuestra sociedad.

Y, es que, a pesar de que contamos con las generaciones más formadas de las últimas décadas, dado que el 41% de los jóvenes de 25 a 34 años tiene estudios superiores universitarios frente al 43% en la OCDE, lo cierto es que el nivel ortográfico de los graduados es muy mejorable, lo que supone un problema si tenemos en cuenta que muchos de ellos se encargarán de formar a futuros estudiantes.

Los expertos consideran que leyendo es una de las formas de frenar este problema que aqueja a la sociedad, dado que en el proceso de lectura nuestra mente va reteniendo los signos clave y adquiere más vocabulario. No obstante, hay otra buena parte de los especialistas que opinan que el dictado es más eficaz, dado que  se mejora la concentración, la atención y se descubren antes los errores.

En el Blog de Lengua nos acercan algunas claves para escribir mejor que os pueden resultar de utilidad:



Uno de los problemas que subyace a todo esto, según argumenta el catedrático Ignacio Bosque, de la Universidad Complutense, es que muchos profesores de secundaria dan por bueno un examen con un contenido correcto, pese a los errores gramaticales que pueda presentar.

Consejos prácticos para no cometer faltas de ortografía

Algunas de las recomendaciones que os proponemos para no cometer faltas de ortografía en la redacción de vuestros escritos son las siguientes:

-Una de las claves fundamentales para aportar calidad a un texto es adoptar un continuado hábito de lectura desde temprana edad. Los llamados bibliófilos o amantes de los libros son menos propensos a cometer errores gramaticales que el resto de la población, tal y como afirman las estadísticas, por la sencilla razón de que están más familiarizados con la letra escrita.

El mero hecho de leer con asiduidad ayudará a que partes de nuestro cerebro encargadas de la memoria como la amígdala, el hipocampo o la corteza prefrontal puedan recordar palabras o estructuras gramaticales que antes desconocíamos. De esta forma, a la hora de ponernos a escribir, casi inconscientemente, nuestro cerebro será capaz de detectar cuándo una palabra está correcta o incorrectamente escrita. Mientras leemos, se activa el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro para que con nuestros ojos podamos reconocer la forma de cada letra. Por su parte, la corteza inferotemporal, especializada en la palabra escrita, comenzará a trabajar para mandar información a otras regiones cerebrales con claras implicaciones en el desarrollo intelectual.

Todo ello por no hablar de que, además de evitar faltas de ortografía, con la lectura favoreceremos la capacidad de concentración necesaria para estudiar, ayudamos a prevenir la degeneración cognitiva, potenciamos la imaginación e, incluso, desarrollamos habilidades sociales como la empatía. Y si nos fijamos en los recientes resultados a los que ha llegado un estudio de la Universidad de Oxford, nos daremos cuenta de que la lectura también ayuda a predecir el éxito profesional, pues se determina que quien fue un ávido lector en su adolescencia tiene más probabilidades de alcanzar el éxito en su profesión.

Para empezar a leer, opta siempre por géneros que más puedan llamar tu atención en aras de que este proceso no te resulte tedioso. Aprender con aquello que se ajusta a nuestros intereses, nos ayudará a retener con mayor interés las posibles faltas de ortografía de un escrito.

-A la hora de leer una novela o un ensayo, siempre conviene consultar en el diccionario aquellos términos cuyo significado desconocemos. No sirve de nada pasar por alto esas palabras que no comprendemos, no solo porque nos privaremos de adquirir nuevo vocabulario, sino también porque no llegaremos a comprender el argumento que estamos leyendo o a visualizar más claramente una escena o un personaje en concreto.

El uso del diccionario, ya sea físico o digital, no solo te ayudará a reconocer el orden de las letras en las palabras, sino también el uso correcto de cada concepto, su pronunciación, su significado y fijarte en los temidos acentos, uno de los males que más afecta a nuestra sociedad actual.

Igualmente, el diccionario puede ayudarte a memorizar cómo se escribe cada palabra. Hoy en día, gracias a las ventajas de las nuevas tecnologías es muy sencillo hacer uso del móvil o de un ordenador para buscar en la misma RAE y despejar cualquier duda que puedas tener al respecto.

leer para evitar faltas de ortografía

-Con relación al uso del lenguaje en redes sociales o dispositivos móviles. Existe una gran controversia con respecto a esto, dado que la forma de escritura que se suele manejar en estos medios tiende a acortar las palabras, muchas de ellas son sustituidas por iconos y se aceptan errores gramaticales de una forma más natural que en cualquier otro medio.

Nos hallamos frente al universo digital, que ha adoptado su propia cultura de comunicación. Si nos dejamos absorber por él o le dedicamos más tiempo del debidamente necesario podría ser un impedimento de cara a mantener una correcta ortografía.

Este nuevo registro o estilo, especialmente difundido entre los jóvenes, se conoce como texting o textspeak, consistente en el uso de abreviaturas, omisión de ciertas palabras o el uso de expresiones que no son propias del lenguaje normalizado como puedan ser OMG, (Oh My God) o WTF (What the Fuck). En su mayoría son acrónimos procedentes del inglés, cada vez más presentes en chats y plataformas sociales. Muchos piensan que esto puede ser la causa de las faltas de ortografía.

Estudios afirman que este tipo de conversaciones dan prioridad al mensaje que se quiere trasmitir y no a la forma. No obstante, muchos expertos consideran que, en verdad, no hay que alarmarse por el uso de estas plataformas, siempre que no sea llevado al extremo. Esto es así debido a que cuando hablamos, cada uno nos adaptamos a un contexto social y comunicativo. Y, es que, en situaciones informales no hablamos de la misma manera que en las formales. Aquí sucede un poco lo mismo.

¿Cómo evitar las faltas de ortografía?

 

-Esta parte puede resultar más tediosa, pero necesaria. Nos referimos a repasar las normas básicas de ortografía y gramaticales como pueda ser conocer el uso correcto de las mayúsculas, normas de acentuación, usos de /b/ y /v/ o de los signos de puntuación. Uno de los despistes más comunes tiene relación con el uso de la /h/ en determinados tiempos verbales o situaciones.

Así por ejemplo, cuando decimos “A ver si las vacaciones llegan pronto”, esa expresión “a ver” es sin /h/ y el verbo ver es con /v/. Pero, por lo general, se suele confundir con el verbo “haber”, cuyas reglas son muy distintas dado que empieza por /h/ y lleva una /b/ en lugar de /v/.

-Otra buena forma de no cometer faltas de ortografía y que debería practicarse más a menudo en las aulas es practicar dictados. Además de ayudarnos a despejar dudas como las que hemos expuesto anteriormente, también es de utilidad para mejorar la concentración, la comprensión lectora, la psicomotricidad fina, fomenta la comprensión auditiva e, incluso, la autocorrección.

Para practicar un buen dictado, es preciso que los profesores lean despacio, lo repitan, al menos una vez a la semana, recalquen bien la acentuación, hagan pausas entre comas y puntos y adopten una adecuada vocalización para ser entendidos.

-También sería conveniente revisar las faltas de ortografía más comunes, como pueda ser la /r/ y la /rr/, la /z/ y la /c/, la /g/ y la /j/o la /l/ y la /ll/ y escribirlas varias veces al día para que queden retenidas en tu memoria.

Si tienes curiosidad, no sería desdeñable averiguar el origen de las palabras, lo que ayudará especialmente a evitar que cometas errores gramaticales graves. Llegarás a la conclusión de que muchas de ellas provienen del latín, una lengua romance. El mero hecho de aprender las raíces griegas y latinas de las palabras será de gran utilidad para defenderte en este terreno.

– No obstante, uno de los mayores consejos que os podemos ofrecer es que no dejéis de escribir, es la mejor forma de practicar. Con cada error cometido, aprenderás del fallo para no cometerlo en un futuro. Con escribir nos referimos a que puedes practicar con un diario o una agenda donde apuntes recetas, ideas, listas de la compra, todo en aras de que no pierdas el hábito de la escritura.

Como todo en la vida, si dejas de practicarlo, lo terminas olvidando.

-También queremos compartir con vosotros las ideas del profesor barcelonés James Van der Lust sobre este práctico método japonés que te ayudará a escribir mejor:

Estos son solo algunos de los muchos prácticos consejos que podéis usar para evitar faltas de ortografía. ¿Conocéis algún otro que os resulte de utilidad y queráis compartir? ¡Nos encanta leeros!

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario