Cómo preparar a tus hijos para que se incorporen a un colegio bilingüe

Cada vez son más numerosas las mamás y los papás que no se lo piensan dos veces a la hora de apuntar a sus hijos a un colegio bilingüe. Y no es para menos, puesto que tomar esta decisión trae consigo la obtención de numerosos beneficios, lo cual no sorprende si tenemos en cuenta que el principal objetivo de este tipo de centros consiste en alcanzar la excelencia educativa.

0 comentarios
Cómo preparar a tus hijos para que se incorporen a un colegio bilingüe
adm834ha
jueves, 9 mayo, 2024

Obtener excelentes resultados a nivel académico es posible gracias a la cultura de mejora continua que fomentan en centros bilingües como el Colegio Meres, una institución de Enseñanza primaria en Asturias. Ello sería inviable sin la pasión por el aprendizaje que se evidencia en todas las aulas. Eso sí, la incorporación a una escuela como la que acabamos de mencionar exige una preparación previa.

En este artículo averiguaremos cómo se prepara a los peques con el objetivo de que se incorporen exitosamente a cualquier tipo de colegio bilingüe. Aplicando los consejos prácticos que leerás a continuación, tus hijos se adaptarán perfectamente al sistema educativo del centro que elijas, con todo lo positivo que ello conllevará de cara a un futuro.

Exposición temprana a idiomas

En toda escuela bilingüe que se precie, el inglés adquiere una especial relevancia. Concretamente, es utilizado en las aulas como lengua vehicular. El objetivo es claro: lograr que al cabo de unos años los niños sean capaces de escribir en dicho idioma e incluso comunicarse oralmente de manera muy fluida.

Con tal de que la lengua de Shakespeare no les suene extraña cuando accedan por primera vez a las instalaciones del colegio bilingüe que elijas, es fundamental que expongas a tus hijos a los idiomas.

Dicha exposición ha de ser lo más temprana posible. De hecho, hay temarios de inglés específicamente destinados a bebés. Al cumplir el primer año de edad, es aconsejable empezar a introducir algún que otro vocablo anglosajón que sea de fácil asimilación para sus mentes.

Con una exposición temprana y constante, se logrará el objetivo deseado: cuando el pequeñín vaya al colegio bilingüe, no será la primera vez que oiga ciertas palabras en inglés. De hecho, el significado de muchas de ellas ya será conocido, por lo que podrá progresar en sus estudios a un ritmo vertiginoso.

Apoyo en el aprendizaje de vocabulario

¿Recuerdas que en párrafos anteriores hemos dicho que los vocablos en inglés han de comenzar a ser interiorizados cuanto antes? Con el apoyo de los progenitores se pueden llegar a obtener excelentes resultados en este sentido, sobre todo si los primeros que se les enseñan son colores y números.

Indistintamente de los términos que decidas que deben aprender los más pequeños de la casa, es fundamental que les apoyes en la difícil tarea del aprendizaje de vocabulario. Para tal fin, sobre todo si se trata de una edad muy temprana, es recomendable que organices algún tipo de juego o pasatiempo. Cantar canciones suele ser una buena manera de aprender vocabulario, como por ejemplo los meses del año.

Otro método muy efectivo consiste básicamente en que los padres integren dichos vocablos en inglés en las conversaciones que mantienen no solo entre ellos, sino también con sus propios hijos.

Cada cierto tiempo, los peques escucharán esos términos mencionados en la lengua de Shakespeare, por lo que irán interiorizando vocabulario que les será de inestimable ayuda para comunicarse posteriormente con los alumnos y profesores del colegio bilingüe.

Lectura en casa

Uno de los mejores métodos de preparación se resume simplemente en fomentar un hábito diario muy beneficioso para los peques: la lectura. Somos conscientes de que a algunos niños no les gusta leer, pero todo cambia en caso de proporcionarles un material que sea ameno, entretenido e incluso divertido.

Afortunadamente, hay muchos libros tanto en castellano como en inglés que, desde el minuto uno, enganchan a los más pequeños de la casa. Más allá de los bebés, también nos referimos a los infantes con edades comprendidas entre los tres y los cinco años.

A ser posible, realizad conjuntamente sesiones de lectura en voz alta. Así podrás corregir alguna pronunciación errónea, factor que derivará en que en un futuro, cuando se incorpore a un colegio bilingüe, sus frases sean entendidas a la perfección.

Búsqueda de oportunidades de inmersión lingüística

En un mundo cada vez más globalizado, es bastante sencillo dar con oportunidades de inmersión lingüística. De hecho, es habitual encontrarlas cada dos por tres, ya sea viajando al extranjero o incluso apuntando a tus hijos a un campamento de verano.
Muchos de ellos se organizan en inglés. En algunos casos se trata de campamentos bilingües, pero otros tienen lugar íntegramente en la lengua de Shakespeare. Sea cual sea el elegido, se llevan a cabo actividades que son sinónimas de diversión en estado puro, por lo que los peques van interiorizando nuevos vocablos prácticamente sin darse cuenta.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *